Exposición laboral: Los riesgos que faltan (II)


Continuando con la sección iniciada en el ejemplar anterior, y como son muchos los riesgos del trabajo que faltan en el Listado de Enfermedades Profesionales, seguimos presentando dos riesgos más: Los riesgos del Acido Acético y el Acido Acrílico y sus derivados.

Ácido Acético

Sinónimos: ácido etanóico, ácido metanocarboxílico.

¿Qué es?
Es un líquido incoloro con penetrante olor a vinagre, soluble en todas las proporciones en agua, etanol, y éter; además, en presencia de aire ataca a una gran cantidad de metales produciendo hidrógeno.

¿Dónde se utiliza?
Es uno de los ácidos orgánicos más ampliamente utilizados. Se emplea en la producción de acetatos: inorgánicos, orgánicos, de celulosa, de vinilo, y anhídrido acético; el propio ácido acético se usa en las tintorerías, las farmacias, la producción de pigmentos y en la industria de conservas, entre otras.

¿Qué riesgos tiene?
Los vapores de ácido acético pueden formar mezclas explosivas con el aire, constituyendo un riesgo de incendio, directamente o bien, por liberación de hidrógeno. Estos vapores tienen una acción irritante sobre las mucosas, especialmente, sobre la conjuntiva, rinofaringe y tracto respiratorio superior; son irritantes cutáneos primarios y pueden producir eritemas (enrojecimiento de la piel), quemaduras y ampollas. En los casos de ingestión accidental se han observado importantes lesiones úlcero-necróticas de la porción alta del aparato digestivo, con vómitos sanguinolentos, diarreas, “shock”, anuria (imposibilidad de orinar) y uremia. Los trabajadores expuestos durante varios años a concentraciones de ácido acético por encima de 200 ppm (partes por millón) han llegado a sufrir edema palpebral (presencia de cantidad anormal de líquidos en los párpados) con hipertrofia de los ganglios linfáticos (desarrollo excesivo de los ganglios), hiperemia conjuntival (exceso de sangre en la conjuntiva ocular), faringitis crónica, bronquitis catarral crónica, y, en algunos casos, bronquitis asmática y signos de erosión de la superficie vestibular de los dientes, especialmente, incisivos y caninos.

La piel de las palmas de las manos es la más expuesta al producto, llegando a secarse y agrietarse, tornándose hiperqueratósica (engrosamiento de la piel), por lo que las pequeñas erosiones y cortes curan muy lentamente.

¿Cómo se previenen?
Las zonas de almacenamiento deberán estar bien ventiladas para prevenir la formación de concentraciones peligrosas. Los envases serán de acero inoxidable o de cristal.

En caso de derrame o fuga de líquido, debe neutralizarse mediante soluciones alcalinas. Es esencial que los envases estén correctamente etiquetados. Para todas las formas de transporte, el ácido acético es considerado como sustancia peligrosa.

Para prevenir el daño de las vías respiratorias y de las mucosas, la concentración atmosférica de este ácido debe mantenerse por debajo del nivel máximo permisible mediante la utilización de dispositivos de higiene industrial como extractores locales, ventilación general, control de ambiente por medio de determinaciones periódicas de las concentraciones atmosféricas del producto. Las personas que trabajan con ácido acético puro o con soluciones concentradas vestirán ropas protectoras, además de elementos de protección para la cara, los ojos, las manos y los brazos; a la vez que utilizarán equipos protectores de respiración. Deben existir instalaciones sanitarias adecuadas.

Se llevarán a cabo exámenes médicos preocupacionales y periódicos para asegurarse de que no estén expuestos al producto trabajadores que padezcan cualquier tipo de trastornos respiratorios y alteraciones cutáneas.

Ácido Acrílico y derivados

Sinónimos: ácido propenóico, ácido acroléico, ácido etilenocarboxílico.

¿Qué es?
Son líquidos inestables, incoloros, de olor acre, aroma de frutas y picantes, solubles en agua, alcohol y éter etílico; pueden producirse mediante la oxidación de acroleína producida por la oxidación del propileno.

¿Dónde se utilizan?
Los copolímeros de la acrilamida y del ácido acrílico se usan en la fabricación de papel y de azúcar, en el tratamiento del agua y en la perforación petrolífera.

El ácido acrílico se usa como fuente de producción de los acrilatos. También, se usa en resinas hidrosolubles y en polímeros de emulsión y solución acrílica. El acrilato de metilo se usa en la fabricación de fibras acrílicas. El acrilato de etilo es un compuesto de polímeros de emulsión y solución para capas de tejidos, papel y cuero. Se usan también como adhesivos y para encuadernaciones. En tanto, el ácido poliacrílico se usa en la fabricación de caucho, pinturas látex, y como floculante.

¿Qué riesgos tienen?
Los ácidos acrílicos polimerizados y sus ésteres no son tóxicos, pero algunos de los monómeros y, especialmente, ciertos productos químicos utilizados para su preparación, lo son en extremo y, por lo tanto, deben ser considerados como riesgos añadidos.
Los ácidos acrílicos y metacrílico tienen sabor picante y son algo más irritantes que el ácido acético; debe evitarse el contacto con la piel y con los ojos. El ácido acrílico es más irritante que el ácido metacrílico. Dentro de los productos intermedios del ácido acrílico y sus derivados se encuentra el ceteno que es un gas extremadamente irritante para el aparato respiratorio.

La secuela más corriente, tras la inhalación de ceteno, es el edema agudo de pulmón (presencia de cantidades anormales de líquido en los pulmones) de extrema gravedad; además, no se evita el enfisema y la fibrosis pulmonar a largo plazo.

¿Cómo se previenen?
Un perfecto conocimiento de los riesgos y un buen diseño de ingeniería son factores esenciales para la seguridad. Los empleados deben ser instruidos respecto a la necesidad de lavarse su piel cuando esté contaminada con productos irritantes o que pueden absorberse a través de ella. Sin embargo, con un cuidadoso diseño de la fábrica y una hermeticidad completa en aquellos procesos en los que se utilizan productos químicos tóxicos, se pueden evitar las exposiciones peligrosas.

Las personas que tienen que ocuparse del rescate de individuos en ambientes donde existan vapores, deberán disponer de ropas protectoras adecuadas y equipos de protección respiratoria autónomos. Deberá existir un medio rápido de administración de oxígeno, no solamente para la intoxicación por cianuro, sino también para la reanimación de las personas que han sido afectadas por otros irritantes respiratorios.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: